CHIMENEA Y CONDICIONES DE TIRO

La principal función de una chimenea es crear una buena combustión así como transportar los gases de dicha combustión fuera de la vivienda. Un buen tiro es vital para una buena combustión. Nosotros consideramos que un buen tiro debe de estar entre los 10-20 Pa. Una mala instalación o una chimenea defectuosa puede provocar revoco de humos, nunca los creara la propia estufa.
Lo básico para tener un buen tiro es tener construida una salida de humos óptima
Una chimenea alta proporciona un mayor tiraje. Si el tiro es insuficiente la solución puede ser hacer simplemente una chimenea más alta. El diámetro de la tubería nunca debería ser menor que la salida de humos del propio aparato. Una tubería circular normalmente proporciona un mejor tiraje que una cuadrada. EL uso de codos reduce el tiro. Si se usan codos es mejor utilizar dos de 450 que uno de 900.
El aire de la combustión es esencial para el tiro
Un fuego abierto requiere aproximadamente 300m3 de aire cada hora, mientras que un aparato cerrado requiere sólo 30m3 por hora. Un extractor de humos de una cocina toma más aire que una chimenea cerrada. Por lo que esto podría provocar un tiro negativo, pudiendo la chimenea revocar humo dentro de la habitación. Si conectamos aire exterior a la estufa esto evitaría siempre que la combustión de aire fuera insuficiente.
Influencia del viento
Los árboles o tejados muy altos así como abruptos cambios del terreno pueden causar también problemas de tiraje. Estos problemas se suelen solucionar simplemente haciendo la chimenea más alta. En situaciones extremas se pueden instalar también extractores de humo o reguladores de tiro que estabilicen el tiro de la chimenea.
El tiro de la chimenea se produce por el calentamiento del aire
Cuanto más alta es la temperatura del aire mejor será el tiro de una chimenea. Se producen mejores resultados cuando el diametro de la tuberia coincide con el diámetro del aparato. Un tiro demasiado fuerte puede provocar que el calor se vaya demasiado rápido por el tiro de la chimenea. Un tiro demasiado fuerte puede ser regulado con un deflector de aire, con  eguladores de tiro o restrictotes. El uso de codos también reduce el tiro.